Telecinco.es.

www.telecinco.es/telemania/maquillaje-hace-falta-pasar-quirofano_0_674625010.html

La trastienda de la tele… Verónica Olíva, caracterizadora.

“Con el maquillaje no hace falta pasar por el quirófano”

09.07.08 | 00:07h. O. U |

 La mayoría de la gente no sabe lo que es realmente un caracterizador y piensa que es un maquillador más“. De esta manera Verónica Olíva, maquilladora y caracterizadora de series como Aqui no hay quien viva, señala que existe un claro desconocimiento de su profesión.

Tal y como apunta Verónica, un caracterizador es una persona que tiene que saber mucho más que maquillar. Un caracterizador “es algo más, crea personajes de la nada”. Además de tener conocimientos sobre los diferentes tipos de productos cosméticos, los caracterizadores tienen que estudiar todos los materiales que pueden emplear. La documentación y la iluminación son conocimientos esenciales para poder ser un buen profesional del maquillaje.

El papel del caracterizador entra en juego en la primera fase de la producción de una serie. “Es esencial leerse el guión y estudiárselo“. Una vez analizado cada paso y actuación del personaje, la labor de la caracterizadora se pone en marcha. Lo primero es estudiar detenidamente el perfil que tiene el personaje, su forma de actuar, su comportamiento con el resto de los personajes y ”a medida que vas leyendo el guión vas imaginándote y dibujando en tu cabeza al personaje”.

Una vez repasado el texto y terminado el boceto de una posible caracterización, se presenta y se van limando pequeños detalles que exige producción. 1

Teniendo en cuenta la iluminación que tiene cada escena, la caracterizadora resalta los matices que se necesitan para conseguir la sensación que se quiere dar en la escena y la expresión que se está buscando.

Un caracte rizador necesita conocer los secretos que esconde la iluminación, que es clave en todo tipo de producciones. “ La iluminación es primordial, te puede destrozar un maquillaje”. “Es necesario que el caracterizador conozca qué tipo de luz se va a utilizar, si se van a marcar sombras en la cara, saber qué sensaciones se quieren reflejar…”.

“Hay que saber un poco de todo, y esto te lo da la experiencia. Con el paso del tiempo vas adquiriendo muchos conocimientos que son esenciales para maquillar y caracterizar”.

Para trabajar cada personaje hay que estudiar los rasgos del actor; los pómulos, la cara, la nariz…Siempre hay que remarcar su punto fuerte. ”A mi lo que más me gusta son los ojos porque es donde está la vida del personaje y de la persona. Con los ojos se expresa todo. Simplemente con una mirada puedes transmitir muchos sentimientos”.

Los caracterizadores son personas muy creativas. Cada uno trabaja a su estilo, algunos son más técnicos y trabajan sobre cuadrículas y dibujos y otros unicamente con su inspiración. “ Yo creo que la profesión del caracterizador es un profesión que hay que vivir, cada uno a su manera, pero hay que sentirla desde dentro”.

2 Respecto a otros países mucho más avanzados en caracterización, como Estados Unidos,  ” España está a años luz, creo que todavía no se está preparado o no se quiere arriesgar en este sector”.

El problema de la caracterización es que supone mucho gasto a nivel económico, “ los presupuestos son bajos y el nivel de exigencia sigue siendo el mismo”.

Hoy en día se tiende a que los puestos se reduzcan, “ quieren tener a una persona que realice caracterizaciones, y que al mismo tiempo sea peluquera, estilista,..¡Todo en uno!”.

Según Verónica, la idea de que ”el maquillaje no hace milagros” no está muy acertada. ” A mí siempre me gusta hacer fotos de antes y después, luego las comparas y es alucinante, ¡puedes cambiar el rostro de una persona completamente!”.  “No hace falta pasar por un quirófano, simplemente con unos retoques y una luz adecuada, está todo hecho”.

Periódico Menos 20.

Periódico Menos 20 18 de Octubre de 2004.
“El maquillador lo es por vocación”.

Verónica Oliva, titulada en Caracterización y Estética nos cuenta sus experiencias en el mundo del maquillaje profesional y en montajes como el musical My Fair Lady con José Sacristán y Paloma San Basilio. Para ella, maquillar supone una pasión: “En mi caso, desde pequeña lo tenía claro. Es como ser artista y me parece muy interesante. Además, cuanto más sabes, más cosas puedes hacer. Ves en la televisión una chica guapísima y luego te das cuenta que no es tan guapa, que es gracias al maquillaje”.

Sin embargo, no todo son alegrías, ya que es un trabajo en el que tienes que lidiar con personas muy diferentes: “trabajar con actores de menos caché es muy duro, se lo tienen bastante creído y valoran menos tu trabajo”.

¿Sabes cómo… llegar a ser maquillador del musical My Fair Lady?

A pesar de su juventud, Verónica oliva cuenta con un amplio currículum profesional, dedicado por completo al mundo de la peluquería y el maquillaje. Entre sus múltiples trabajos destacan los cortometrajes para RTVE y el exitoso musical My Fair Lady, donde compartió cartel con José Sacristán y Paloma San Basilio.

“El Maquillador es también Artista”

  • ¿Por qué te anismaste a realizar un módulo de formación profesional?

Quería estudias algo específico como es el maquillaje. Hice el de Técnico Superior en Estética porque no había ninguno de maquillaje. Más tarde, salió el de Caracterización y me lancé. Siempre he tenido muy claro que quería ser maquilladora.

  • ¿Crees que la Formación Profesional te ha preparado para encarar el mercado laboral con garantías?

Tiene algunas cosas que deberían fomentar un poco más, porque sales un poco perdido.
No son muy realistas a la hora de mostrarte el verdadero mundo laboral.

Sales fuera y dices: “¿ahora qué hago?, ¿dónde busco?”. Más en el maquillaje que es un mundo muy cerrado.

  • Visto desde fuera, el mundo del maquillaje parece muy orientado hacia las chicas, ¿es realidad ese mito?

Ahora se lleva mucho el maquillador gay. Además maquillador se llama a todo el mundo. Haces un curso de tres meses y te consideras maquillador. Es difícil entrar, si te ofrecen una oportunidad, no la desaproveches.

  • ¿Qué parte de la estética y el maquillaje es lo que realmente atrae para meterte en un mundo tan competitivo?

En mi caso, desde pequeña lo tenía muy claro. Es un poco ser artista, pero en vez de en un papel, en una cara, en tres dimensiones.

Es lo que me atrae, me parece muy interesante. Además, cuanto más sabes, más cosas puedes hacer. Ves en la tele una niña guapísima y luego te das cuenta que no es tan guapa, que es gracias al maquillaje.

  • Hay gente que hace un curso de tres meses y ya se considera maquillador. Realmente, ¿los que habéis hecho el módulo de Caracterización sois más profesionales que los  demás?

Sí, porque aprendes la evolución que tienes que hacer para conseguir un personaje. Tienes que documentarte, tienes que hacer prótesis…Son dos años que has estado de prácticas. Tienes tus asignaturas teóricas pero fundamentalmente es práctico.

  • Has hecho publicidad, cine, musicales, ¿qué es lo que mayor satisfacción te ha dado?

Me gusta mucho el cine. He trabajado en cortos con TVE y te recreas a nivel de caracterización. El teatro igual, porque todos los días sales a función. Maquillas gente, pero también entra la peluquería, colocar las pelucas un tiempo antes para cuando vinieran los actores los maquillabas. Normalmente una hora antes de la función.

  • ¿Qué sientes cuando compartes cartel con gente de la talla de José Sacristán o Paloma San Basilio?

Mucho miedo. Pero lo vas haciendo bien y es gratificante. Con los actores consagrados la verdad es que muy bien. Pero los actores que tienen menos caché se lo tienen más creído, no valoran tu trabajo lo suficiente. Cogen las pelucas y las tiran o no cuidan el material. La verdad es que los grandes actores saben estar en su sitio.

  • ¿Cómo es el mundo del maquillaje para la publicidad?

Va desde maquillar un lata para que parezca refrescante y que esas gotas estén exactamente donde quieren hasta hacer un escenario. Lo cierto es que es donde se gana más dinero y también donde siempre tienes ayudantes.

  • Una frase de ánimo para esta gente que está iniciándose.

Si eres bueno, tienes una oportunidad ahí fuera.

 

Redacción Menos 20

David Gómez Bolaños/ Isabel Hernádez